La “Plantà de la Bandera” un acto Pascual por excelencia


Aleluya, fullla parroquial nº 2257

Descarregar document

La “Planta de la bandera”, el Domingo de Pascua, a las 9 de la mañana de Pascua, con el volteo general de campanas, es el anuncio de la gran alegría cristiana pregonando que el Señor ha resucitado. Que ha vencido al pecado y a la muerte. Y la bandera es el signo de la Victoria.

Este sí que es un acto genuino de nuestra Semana Santa, que no se centra en la muerte y pasión sino en la resurrección. Y el “plantar la bandera” es el signo de la Victoria.

La gran Pascua Cristiana causa y el origen del gozo y alegría cristiana, en todo el orbe. De ahí arranca la fuerza y la alegría de toda fiesta cristiana.

Y nuestras fiestas tienen ahí su origen. Es más, siempre se celebran en la cincuentena pascual, los días propios de la fiesta cristiana. Son fiestas pascuales por excelencia.

Y cristalizan en el testimonio insigne de un cristiano, de un mártir de Cristo, modelo excepcional y querido por nosotros: S. Jorge. El megalomártir cristiano.

La imagen más tradicional entre nosotros es el de la Leyenda, con el Dragón (el mal vencido) y la Doncella (el bien a defender). Pero S. Jorge es el luchador cristiano victorioso, a pie o a caballo, que enarbola la bandera victoriosa de Cristo resucitado. Bandera Blanca (victoria) con la cruz vencedora (color de la sangre de Cristo).

Planta de la bandera: Pascua, victoria, triunfo, fiesta.