El Congreso aprueba por unanimidad que los Moros y Cristianos sean Patrimonio Mundial


Diari Las Provincias, Edició Impresa, M.Candela

Descarregar document

La resolución será trasladada al Gobierno, que tendrá que aprobarla, elaborar un informe justificativo y formular la petición ante la UNESCO.

La diputada del PP Amparo Ferrando defendía la propuesta y la socialista Patricia Blanquer fa avaló.

La comisión de Cultura del Con¬greso de los Diputados aprobó ayer, con la unanimidad de todos los grupos, poner en marcha el proceso para que las Fiestas de Moros y Cristianos puedan ser de¬claradas Patrimonio de la Huma¬nidad por la UNESCO, en el apar¬tado Inmaterial, el mismo reco¬nocimiento que tiene el Misteri d’Elx, por ejemplo.

Hay censadas 220 fiestas de estas características en 21 provincias españolas, según explicó la diputada del PP Ampa¬ro Ferrando, grupo del que partió la iniciativa. En la sesión también intervino la diputada Patricia Blanquer, del PSOE, que dio su respaldo.

La proposición no de ley había sido presentada por el PP en junio, con el objeto de conseguir la de¬claración de Patrimonio de la Hu¬manidad para las Fiestas de Moros y Cristianos. «Hablamos del con¬junto, de las 220 poblaciones que las realizan, con diferente grado de importancia. Por ejemplo, las de Alcoy destacan y están declaradas como de Interés turístico Inter¬nacional», indicó.

«Estas celebraciones configuran una gran tradición, costumbrista, con notable arraigo cultural, sobre todo en la Comunidad Valencia¬na», agregó. En este contexto, el PP decidió presentar el proyecto parlamentario que «no ha tenido en¬miendas de los grupos y el apoyo general con que ha contado su¬pone un impulso de cara a la actuación del Gobierno», agregó la diputada.

Ahora, una Vez superado satis¬factoriamente el trámite parla¬mentario -que no requiere ratificación en sesión plenaria-, la pro¬puesta se trasladará al Gobierno, que deberá aprobarla, lo que en principio no va a presentar pro¬blema alguno, por los contactos mantenidos previamente. A partir de ahí, el ejecutivo tendrá que ela¬borar un detallado documentó justificativo de la solicitud y remitirla a la UNESCO, que deberá tramitarla y aprobarla. Ferrando in¬dicó que la remisión se efectuará con rapidez.

El texto tal y como se informó en junio y se reflejó ayer en el debate, quiere reflejar el «carácter lúdico» y de reconocimiento a las dife¬rentes que suponen en la actuali¬dad estos festejos, que vienen celebrándose desde el siglo XVI y que no se contemplan actualmente desde un punto de vista bélico.

Hay que recordar que el PP, de la mano de Eduardo Zaplana, lan¬zó esta propuesta en 2006, pero en aquel momento no llegó a mate¬rializarse.