Al pueblo en todas sus partes le cuesta mucho abstenerse


J.A.B.V.

Dicen que el origen de las Fiestas de Moros y Cristianos es una consecuencia del Somatén (só metent), cuerpo de gente armada no perteneciente al ejército que se reunía a toque de campana (arca o arrebato) para perseguir a los criminales o defenderse del enemigo. Según dicen estos somatenes originaron las soldadescas, a las que nuestros paisanos se refieren en el siglo XVIII, al describir lo que desembocará siendo, si ya no lo era, la Fiesta de Moros y cristianos. Por mi parte continúo pensando, por no haberse demostrado nada, que la fiesta de moros fue lo que desembocó en la fiesta de moros y cristianos. Dicen que las fiestas de moros y cristianos, probablemente, comenzaron a partir de la expulsión de los moriscos en 1609, al desaparecer estos de nuestro entorno. Sin embargo en 1520 eran considerados cristianos viejos todos los habitantes de Alfafara, Banyeres y Bocairent que formaban un solo municipio. En trescientos años, transcurridos desde la Reconquista, los moriscos irredentos quedaron reducidos en ciertas alquerías y la gran mayoría formaba parte de los cristianos, con los que se habían fundido física y culturalmente. Aquí donde no había moriscos, donde había cristianos viejos (siempre cristianos) y moros viejos (antes moros, ahora cristianos) se encontraba el clima adecuado para una fiesta en que los moros quedaban mal parados. Además que precisamente aquí los moriscos no quedaban tan mal parados, se convertían al cristianismo. Además los cristianos tenían el poder por derecho de conquista y los moriscos no eran respetados por sus derechos humanos, concepto actual, sino por su trabajo y así les fue que los expulsaron de todos los reinos de España. No tendría sentido el haberles desposeído de sus propiedades tras la Reconquista y respetar sus sentimientos religiosos contra los que se había combatido desde el siglo VIII.

Dicen que Banyeres podría haber elegido a San Jorge como patrón principal a partir de 1628, después de separarse de Bocairente o a consecuencia de las ordenes de la Santa Sede de 1632 y 1642, sin tener en cuenta la total independencia religiosa y la más que posible insumisión civil de Banyeres con respecto a Bocairent. La independencia religiosa no es necesario demostrarla y sobre el inmemorial patronazgo de San Jorge indicar que en 1592 se obtenía permiso arzobispal para descubrir al santo en tiempo de tormenta, por parte de San Juan de Ribera Arzobispo y que en 1610, este mismo patriarca, ordenaba la construcción de un retablo para la ermita de San Jorge, llamada tradicionalmente del Conjurador y cuyos restos se encuentran al pié del castillo. Sobre la insumisión civil de Banyeres con respecto a la anexión de Bocairent indicar que si la venta se efectuó en 1446, se confirmó, fuera de plazo legal, en 1447. Hasta 1463 no se firmaron los capítulos para celebrar los oficios municipales. En 1446 se firmó una concordia donde se acordaba que los de Banyeres formarían parte del gobierno municipal. En 1500 Banyeres se endeudó por emprender un proceso de separación. Fernando el Católico nos fastidió el evento en 1501. En 1502 Bocairent tuvo que pagar un censo de 225 sueldos, en Xixona, por endeudamiento a causa de la rebelión de Banyeres. En 1561, el rey Felipe II, concedió privilegio de insaculación a los de Banyeres en las elecciones de cargos del municipio común. Parece ser que hasta 1580 las relaciones municipales fueron, dejémoslo así, normales. Las relaciones se deterioran ó se normalizan, según se mire, es decir los problemas en las elecciones y los pleitos con la villa de Bocairent crecen a partir de 1582. Fueron problemáticas las insaculaciones de 1606, 1611, 1618 y 1628. En 1626 se pide, en las Cortes de Monzón, a Felipe IV que confirme y autorice la incorporación de Banyeres a Bocairent, dejándolo el Rey para mejor ocasión. Esto ratifica que aunque convivieron juntas, por obligación claro, ambas localidades en realidad nunca fueron una misma cosa. El mismo año de la última insaculación, el 14 de octubre de 1628, el Rey Felipe IV concede la separación, la independencia, la razón y la lógica a los de Banyeres. La insumisión había vencido.

Dicen que como Alcoi recupera la Fiesta de Moros y cristianos a partir de 1741, esta se extiende hacia las poblaciones cercanas transformando las “soldadescas” en Fiestas de Moros y cristianos y que en Alcoy toman su actual forma a partir de 1743. En Alcoi recuperan la fiesta porque Felipe V prohibió el uso de armas a casi todo el Reino de Valencia, por tanto al desaparecer los disparos y las batallas desaparecía la base de la Fiesta de Moros y cristianos. Dicen que Banyeres en el siglo XVII no tenía soldadesca porque en la organización militar del reino de 1643 no se le asignó ninguna compañía y por tanto no podía tener compañía de “soldats”. El mismo autor indica que de los 387 arcabuces que se censan en el municipio formado por Alfafara, Banyeres y Bocairent, en 1609, buena parte de ellos pertenecen a los de Banyeres. El mismo autor dice que, a propósito de soldadesca en Bocairent había 3 comparsas en los siglos XVII y XVIII, que dos disparaban y una bailaba en la precesión de San Blas, cuyas primeras fiestas se celebraron en 1633, que en Banyeres no existe la misma estructura porque sólo hay dos comparsas antiguas actualmente, sin recordar que aún hoy los moros viejos de Banyeres bailan danzas moriscas. También habría que recordar que las fiestas de moros y cristianos están formadas por dos bandos y no per tres tercios.”Les filaes” en Banyeres están estructuradas como compañías militares, con capitán, abanderado/a, sargento y festeros.

Dicen que las armas y la pólvora no se ponían en manos de cualquiera y que sólo en el segundo tercio del siglo XIX cayeron en manos del pueblo, de forma que el que se viste de festero tiene derecho a su uso. Digo yo que si el pueblo no tenía acceso a las armas y a la pólvora cómo con gente, cuatro soldados y un sargento, Banyeres resistió hasta 33 invasiones y otros tantos sitios, uno con 4.000 sitiadores, desde 1705 a 1707. Banyeres tenía armas y pólvora, en Banyeres las armas y la pólvora se usaban para la Fiesta (procesiones y batallas) y para las batallas.

No dicen que a los de Banyeres, en 1708, les dieran el privilegio de que: “puedan traer y traigan las armas ofensivas y defensivas… y todo aquello anexo y perteneciente”. Que los de Banyeres no interrumpimos nuestras fiestas a partir de 1708. Que no reiniciamos nuestras fiestas en 1741, sí continuamos con la estructura que siempre habían tenido. Que no nos sentimos afectados por la prohibición de Carlos III de 1771, por eso se recibió y desde 1780 se hace la Fiesta de la Reliquia con disparos de arcabucería (actualmente ya no se dispara). Por eso cuando se dirigen a la gobernación de Alcoy, para oficializar un permiso que no creían necesario en 1786, pidiendo autorización para disparar dentro de la población dicen: “Como teniendo por patrón al glorioso San Jorge, desde inmemorial se había celebrado su fiesta con una soldadesca disparando por las plazas y calles con el mayor orden hasta que se prohibió por V.A. el disparar dentro de las poblaciones, cuya orden se ha observado no obstante que al pueblo en todas sus partes le cuesta mucho abstenerse”. El mismo año obtenían el permiso, aunque después de Fiestas, por lo que es de suponer que no se abstuvieron en ninguna parte ni aquel 1786, ni desde 1771. Pero este texto nos indica además que las Fiestas se celebraban desde inmemorial y que San Jorge era patrón de Banyeres desde inmemorial. Indica este texto que las fiestas de moros y cristianos de Banyeres no se empezaron a realizar después de 1741 si no muchísimos años antes, desde inmemorial de 1741, que San Jorge no es patrón de Banyeres desde 1628, sino muchos años antes, desde inmemorial de 1628.

Guardamos memoria que desde inmemorial hacemos Fiestas de Moros y Cristianos a nuestro Patrón San Jorge. Guardamos memoria de que a pesar de todas las prohibiciones tenemos permiso para disparar nuestros arcabuces, con pólvora e incluso por dentro de la población. No guardemos, en arca de oro, los derechos que nos concede la tradición y los reyes Felipe V, Carlos III y Carlos IV y que sólo durante nuestra pasada Guerra Civil fueron interrumpidos. Las normas nuevas deben de adaptarse a las costumbres y tradiciones antiguas que no causan perjuicios a nadie. Tenemos que dar a conocer nuestros hechos e historia y tenemos que hacer que se reconozcan nuestros derechos y tradiciones.

¡¡VITOL AL PATRO SANT JORDI!!

Dicen: Francisco Vañó Silvestre (programa de fiestas de 1975, 76 y 77) J.L.

Mansanet Ribes (programa de fiestas de 1977). M.A.González Hernández (programa de fiestas de 1997)

Descarregar document