El arzobispo inauguró la Ermita de San Jorge