Centenario


Ricardo Díaz Rábago y Verdeguer

El día 26 de marzo de 1993 se cumplen 100 años de la bendición de nuestro cementerio municipal y el día 28 del mismo el enterramiento del primer bañerense.
Estamos en un año centenario festero, ya que uno de los momentos más emblemáticos de nuestras fiestas es el que celebramos en el cementerio el 25 de abril, siendo además el acto propio y exclusivo de Bañeres, y que al mismo tiempo nos distingue y diferencia de otros pueblos.
“Sin lugar a dudas, el acto más característico de nuestras fiestas son las salvas y misa en el Cementerio el 25 de Abril y que están profundamente enraizadas en el alma bañerense. Rara es la revista-programa de nuestras fiestas en que no se haga mención a este acto,…” Así lo refleja el libro “Banyeres” (pág.225).
Podríamos decir que es, el 25 de Abril, nuestra aportación, propia y específica, al gran mundo de la fiesta. Un acto completamente genuino, que arraiga y enraíza la fiesta en lo más profundo y vivencial; El recuerdo de los que nos precedieron, y desde donde toma su savia más auténtica a nivel humano e histórico. Abriéndonos por completo al futuro: Es la explosión más plena de la fiesta, la victoria y la vida más allá de la muerte.
Es la más rica expresión de la unión inseparable de religiosidad-fe-fiesta, de un pueblo que vive el presente, cimentando en el pasado y con una mirada firme y confiada en un futuro al que estamos llamados, pudiendo repetir las palabras de la Escritura “El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”.
Unas líneas o unas páginas no pueden resumir o concentrar la riqueza de este 25 de abril.
Ante esta realidad tan nuestra, hay un elemento, una aportación, que ha engarzado de forma magistral todo el cúmulo de valores de este momento, ha sido, sin lugar a dudas, la celebración de la Santa Misa. En ella cristalizan de forma perfecta todos los elementos y vivencias de este día, proclamando todos sus valores históricos, tanto personales como comunitarios, celebrando y proclamando su dimensión trascendente.
Pienso, que la celebración de este centenario, es un buen momento para dejar constancia escrita de una serie de datos que forman ya parte de nuestra historia festera. El mejor testimonio gráfico es nuestro programa de fiestas.

Anales:
El antiguo cementerio estaba ubicado, junto a la Iglesia Parroquial, en la ladera del Castillo, en el espacio que hoy ocupa en parte el Teatro Principal. El nombre de Carrer Major, le viene de estar la Iglesia Parroquial (siglo XVI) junto a esta calle, frente al actual local de la Sociedad Musical Bañerense. Al menos hasta el 25 de diciembre de 1752, fecha de la bendición del nuevo Templo Parroquial, allí estuvo ubicado el cementerio. Cuentan que cuando se construyó el Teatro Principal, se trasladaron restos al antiguo cementerio parroquial, hoy clausurado.
No nos consta por escrito ningún acto festero en torno a este lugar, ¿Lo habría por la proximidad del Templo Parroquial-Cementerio-Ermita del Patrón (Conjurador) – Castillo? ¿Arrancaría de ahí la costumbre? ¿O, quizás, a la intuición genial del pueblo o de algún buen bañerense?
– A partir de 1752 se practican enterramientos dentro del espacioso Templo Parroquial. Testimonio son las bóvedas sepulcrales del subsuelo.
Una orden, en 1815, prohibía los enterramientos en el interior de las poblaciones i de los templos.
– En el año 1816 se construye el Cementerio Parroquial.
No tenemos en la actualidad constancia escrita de cuando se inicia este acto festero.
Podría ser que el origen esté, según el Grup Cultural D’Investigació; “Nuestros archivos fueron destruidos, por lo que no podemos precisar con exactitud sus orígenes, aunque creemos pueden estar en los hechos acaecidos durante la Guerra de Sucesión. Una vez recobrada la paz no sería extraño que nuestra soldadesca rindiera homenaje a los bañerenses muertos en la brava defensa de nuestra villa y que lo hiciera al estilo militar, disparando salvas en su honor (la conexión existente entre la soldadesca y los moros y cristianos). Este acto tomaría su forma actual a principios del siglo XIX, con la construcción del cementerio “vell”…
Si nos ha llegado hasta nosotros la costumbre de disparar las salvas en los dos cementerios, el antiguo Cementerio Parroquial, y el actual Cementerio Municipal.
– El 12 agosto 1888 el Ayuntamiento consigue un crédito para la construcción de un nuevo cementerio.
– En julio de 1890 comienzan las obras del nuevo cementerio.
– El 5 de junio de 1892 se pide al Sr. Arzobispo la licencia eclesiástica para proceder a la bendición del nuevo cementerio.
– El 26 de marzo de 1893 la corporación asistió al solemne acto de la bendición del nuevo cementerio, a las 4 de la tarde.
Primer enterramiento, el 28 de Marzo de 1893, en concreto Vicenta Ribera Alexandre, de 46 años. Según los mayores contaban fue enterrada una mujer que precisamente asistió a la bendición del cementerio. Tradición que concuerda fielmente, una mujer, causa de la muerte, apoplejía cerebral.
Entre el año 1921-1922 se finalizó la construcción del Panteón de la familia Enrique-Cerdá por D. Marcelino Enrique y Madrid. Con motivo del acto del cementerio, solicita al arzobispado el celebrar ese mismo día una misa en dicho panteón.
Esta misa se celebró hasta el inicio de la guerra en el 36.
Después de la guerra continua ducha interrupción hasta que en el año 1962, re. Tomás Belda Doménech, recordando que de pequeño había asistido a dichas misas, sugiere que solicite la familia el permiso correspondiente para la celebración de la Santa Misa.
– El 7 agosto, re. Miguel Enrique y Cerdá, en representación de la familia “Enrique-Cerdá” solicita del Arzobispo de Valencia el permiso para poder celebrar de nuevo la Santa Misa “durante las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en esta localidad los días 25-25 de Abril”.
– El 24 de Agosto se concede el permiso en los siguientes términos “Visto el escrito que nos ha sido elevado, concedemos autorización y licencia, para que pueda celebrarse una misa en el Panteón familiar de D. Miguel Enrique y Cerdá, del Cementerio de Bañeres, durante las fiestas de Moros y Cristianos o día de precepto”. Celebrándose desde el año 1963, de nuevo, la misa en el cementerio.
– El año 1966, el Padre Jesualdo Ferrero, bañerense, festero, viendo la multitud de festeros y pueblo que asisten a la Santa Misa, sugiere el celebrar una misa en el recinto grande del cementerio, teniendo lugar la primera misa “oficial” el año 1967. (Aún no se habían construido los dos bloques de nichos del estrado superior, a izquierda y derecha de la mesa del altar).
Así aparece en el libro de actas de la Comisión de Fiestas del 2-10-1966, en ruegos y preguntas: “formada esta Comisión por conversaciones sostenidas con el padre Jesualdo, la conveniencia de crear en el último día de fiestas y concretamente en el Cementerio, un acto consistente en la celebración de una Misa de Campaña dentro del mismo recinto, con asistencia a ser posible de todas las Comparsas, todo ello con el fin de darle mayor realce a la visita que tradicionalmente se viene efectuando a la morada de nuestros antepasados que tanto dieron por nosotros…”
Se aprueba por unanimidad celebrar una Misa de Campaña, en el segundo recinto del cementerio (19-2-1967).
En el acta de la sesión del 5-7-1967 se describe con minuciosidad como debe desarrollarse la celebración de esta misa, ubicación de la mesa del altar, colocación de las comparsas, desarrollo del acto, etc ...
Cabe destacar que en los libros de misas del Archivo Parroquial, consta que los años 1960-1963 las intenciones de la misa del Santo Cristo del día 25 de Abril, que hasta entonces son a intención de alguna comparsa o particulares, son en sufragio de familiares de la familia Enrique-Cerdá. En el 64-65 queda constancia de celebrar esta familia la Santa Misa en el Cementerio por sus difuntos. En el 1966 la intención de la misa es “por todas las Comparsas”, (detalle que llama la atención), y a partir del 67 por el pueblo. Del 68 Alabama 73 queda constancia de dos misas en el cementerio. A partir de 1974 aparece ya “misa concelebrada”.
ante el acierto de esta celebración decide la Comisión de Fiestas levantar el actual altar, inaugurándose el 25 de Abril de 1975, siendo bendecido por el padre Jesualdo.
Desde el inicio de esta misa oficial festera, se celebraban en el Cementerio 2 misas, el 25 de Abril. Una en el panteón y otra en la explanada.
A principios de 1975, re. Lorenzo Martínez Sempere (5-3-85) y D. Jorge Esteve Esteve (3-11-91), responsables este año por parte de la familia Enrique-Cerdá de la celebración de la misa, proponen al Sr. cura, con muy buen criterio, que se celebre una única misa, renunciando ellos a la misa familiar en este día, pidiendo su celebración en otra fecha, accediéndose a tal petición.
– En el año 1976 se pide autorización para la exhumación de los restos del antiguo Cementerio Parroquial donde aún se disparan salvas el día 25 de Abril.
– El 16-12-76 se concede por parte del arzobispado, después de conseguir todos los permisos pertinentes, “la exhumación de restos del antiguo cementerio y una inhumación en el nuevo”, cosa que se realiza durante unos meses.
– El 25 de Abril de 1977, se procedió al traslado solemne de los restos del antiguo cementerio parroquial. Realizándolo con 10 arquetas portadas por autoridades, festeros, Cofradía de San Jorge y pueblo. Después de la celebración, los restos fueron depositados en el Osario.
Desde esta fecha ya no se dispararon salvas en el Cementerio Parroquial. Sólo en el actual cementerio, y en los dos recintos del mismo.
Y por último, este año de 1993 celebramos el centenario de su inauguración y bendición.

Pienso era conveniente, con motivo de tal efemérides, dejar constancia escrita de unos hechos, unas fechas, de un lugar, vinculados a nuestra fiesta. Así lo expresan los autores del libro Banyeres, Estudio Histórico-Geográfico y Cultural de la villa: “Para el bañerense tiene un gran sentido el cementerio, ya que es verdadero protagonista de sus fiestas, pues cada 25 de Abril se conmemora, por medio de salvas de pólvora y la celebración eucarística, la unión entre los presentes y quienes nos precedieron en la fe, la fiesta y la historia”.
descargar documento