Actas martiriales de San Jorge


Antonio Belda Martínez

En el Acta Sanctorum del mes de abril, de los PP. Bolandistas, páginas 100-163, impreso en Venecia en 1742, existe todo un estudio y recopilación de actas y asuntos de San Jorge.

Este documento que se publica está escrito en latín; resulta fácil de entender y leer, pero es complicado y dificultoso de transmitir en lenguaje fluido.

La traducción es literal y coincide en todo sus sentido.

Estas Actas, venerables por la traducción antigua acumulada, carecen del sentido histórico actual tan querido por otra parte para nosotros.

Ya en el año 494, el papa S. Gelasio I decía en el Concilio I de Roma: “que en la Iglesia Romana no se lean los hechos y dichos maravillosos de los santos mártires, por cautela. Ignoramos los nombres de los que lo escribieron. A veces parecen escritos por los infieles o por los ignorantes que relatan cosas superfluas o menos convenientes a la realidad. Así son los referentes a los martirios de Ciriaco y Julita, igual que los de Jorge y otros”.

Al final añade: “Nosotros, sin embargo, veneramos devotamente con la Iglesia todos los mártires y sus martirios gloriosos, más conocidos por Dios que por los hombres”.

ACTA, de San Jorge Megelo-Mártir de Lida (llamada también Dioscópolis) en Palestina. (De manuscrito griego de Venecia, confrontada con los manuscritos Vaticano y Florentino).

Capítulo 1º
Persecución declarada por Diocleciano. Generosa confesión de S. Jorge. Tormento del día primero.

1.- Diocleciano, Emperador de los Romanos, incorrectamente se hizo con el cetro. Fue el primero de los tres que reclamaban el Imperio Romano cuando Augusto fue proclamado César.

Propuso obrar legalmente con todos: enemigos y pueblos juzgados.

Con gran cuidado, a su parecer, se dedicó solícitamente contar con la benevolencia de los dioses, Creía que la piedad más grande y el fin de los bienes todos estaban en el culto de los dioses falsos. Así hacía frecuentes y magníficos sacrificios. En primer lugar a Apolo como adivinador de lo futuro. Habiéndole consultado un asunto en cierta ocasión, dicen que respondió: “Que había unos hombres justos en la tierra que le impedían adivinar la verdad; ellos eran la causa de que los vaticinios de las danzas sagradas fueran falsos”.

Engañado estúpidamente por este error, ansiosamente deseaba saber quiénes eran los justos.

Un sacerdote de los ídolos dijo: “Son los cristianos, Emperador”.

Se engulló esta contestación como quien come y excitó de nuevo la persecución a los cristianos.

Las armas adquiridas contra los criminales comenzaron a usarse contra las personas inocentes. Se publicaron edictos de muerte en todas las provincias. Era de ver las cárceles vacías de adúlteros, sicarios y malhechores; pero repletas de confesantes de Cristo, Dios y Salvador. Los antiguos tormentos eran tenidos como demasiado leves; había que inventar otros mayores con los que, por aquí y por allá, eran castigados diariamente muchísimos cristianos.

2.- De todas partes llegan al tirano declaraciones contra los cristianos. Más abundantes de los Procuradores de Oriente: “Que los cristianos no tenían en cuenta sus edictos” y “que su número era incontable”. O se les permitía vivir en su religión o había que castigarlos y oprimirlos rápidamente. Atiende las denuncias y disimula su indignación. Preferentemente desearía ser humano.

Hace venir a todos los Prefectos, especialmente a los Procuradores de todo Oriente: Acuden prontamente. Convoca al Senado. El Emperador hace ostensible su odio a los cristianos. Pide que cada cual exponga su opinión acerca de lo propuesto y medios a emplear. Unos decían una cosa, otros otra, hasta que el Emperador vomitó su veneno y afirmó que no había nada más excelente que el culto a los dioses. Comprueban su decisión y prosigue de nuevo: “Si estimáis en mucho mi benevolencia, sintiendo de este modo, esforzaos en trabajar para expulsar la religión de los cristianos de todo mi imperio. Para que lo podáis hacer con mayor facilidad yo os apoyaré con todas mis fuerzas”.

Con la aprobación y las alabanzas de todos, permaneció el Senado y el mismo Diocleciano explicando todo este asunto al pueblo durante tres días.

3.- Por aquel tiempo había en el ejército un admirable soldado de Cristo, Jorge, nacido en una ciudad de Capadocia, de padres cristianos, educado en la piedad verdadera ya desde la niñez. Cuando no había llegado todavía a la pubertad, muere el padre bravamente en el campo de batalla. De Capadocia vuelve con la madre a Palestina, de donde ella era oriunda. Allí tenía muchas posesiones y una herencia considerable.

Por su nobleza, por la proporción y desarrollo de su cuerpo y por la edad era ya apto para la milicia; fue entonces designado Tribuno militar (jefe de mil soldados de infantería).

En su cargo, procediendo con valor en el ardor de los combates, se da a conocer como valiente soldado; Diocleciano le nombra Conde sin saber que era cristiano.

Muere la madre; Jorge, deseoso de más dignidad, recoge la mayor parte de las riquezas heredadas y se va al Emperador. Acababa de cumplir veinte años.

4.- Echando de ver desde el primer día tanta crueldad con los cristianos y no pudiendo cambiar el decreto, considera oportuno para su provecho distribuir enseguida a los pobres todo el dinero y vestidos, y dar libertad a los esclavos presentes y ausentes.

Al tercer día de la asamblea en la que el Senado tenía que confirmar el decreto, y afirmar o rechazar las sentencias de los príncipes autores de tanta crueldad, Jorge, sin ninguna mira humana, conservando en su alma el temor de Dios, con semblante alegre y mente tranquila, se puso de pie en medio del concurso y dijo; “¿Hasta cuándo, Oh Emperador y Padres conscriptos y Quirites, acostumbrados a promulgar leyes buenas, aumentaréis vuestro furor contra los cristianos, sancionaréis leyes inicuas contra ellos y perseguiréis a seres inocentes?” ¿Os lleváis por delante a la religión, ignorando vosotros si es verdadera, y a los que la confiesa como auténtica? “Estos ídolos no son dioses, repito, no son dioses. No os engañéis por error. Sólo Cristo es Dios y Él mismo Señor en la gloria de Dios Padre. Por Él han sido hechas todas las cosas, y con el Espíritu Santo son regidas y gobernadas todas las cosas. Lógicamente o reconocéis la religión verdadera o no perturbéis con vuestra locura a los que la siguen”.

5.- Atónitos con estas palabras y heridos con tan inesperada libertad en el hablar, todos volvieron los ojos al Emperador para escuchar que respondería. Mas el Emperador con los oídos aturdidos como un trueno, refrenando en si el ímpetu de su ira, ordena que Majencia, Cónsul a la sazón su amigo y confidente, responda a Jorge.

Magnencio, poniéndose más cerca de Jorge le dice: “¿Quién es el autor de esta audacia y de la gran libertad en el hablar?”.

“La verdad”, contesta Jorge.
Entonces el Cónsul añade: ¿Qué es la verdad?”.
Y Jorge responde: “El mismo Cristo a quien vosotros perseguís”.
“Luego, ¿Tú también, dice Magnencio, eres cristiano?”.

“Yo soy siervo de mi Cristo, responde Jorge, y confiado en Él, de buen grado me he presentado en medio de vosotros para dar testimonio de la verdad”.

El pueblo estaba agitado con estas palabras; cada cual se expresaba a su aire; se oía un rumor como suele suceder en las multitudes.

6.- Entonces Diocleciano impuesto el silencio por los pregoneros, fija los ojos en el santo joven, le reconoce y le habla de este modo: “En otro tiempo, admirando tu nobleza y creyendo que tu edad era acreedora de honor, te elevé a los grados más altos de dignidad; aunque abuses ahora para mal de tu facultad de hablar, sin embargo, por que aprecio tu fortaleza y sabiduría, te aconsejo como padre aquello que te es más útil. Te exhorto a que no abandones los emolumentos de la vida militar y no sujetes tu edad en flor a las torturas; al contrario esperes mayores premios de mi sacrificando a los dioses; así premiaré tu piedad”.

Mas Jorge contesta: “Ojalá antes bien tu mismo, Emperador, conociendo por mí al verdadero Dios, le ofrecieres el sacrificio de alabanza que él reclama; te darías un reino mejor e inmortal. Ya que el que ahora posees, siendo perecedero y frágil, presto se arruina y desvanece. Por esto y por las cosas que nacen de él, siendo fugaces, nada aprovechan a sus poseedores.

Y así cuando dices no me hace vacilar de la piedad en mi Dios; ningún género de tormentos podrá arrojar de mi ánimo su temor ni el horror de la muerte”.

Mientras el santo varón hablaba esto, el Emperador, conmovido y no tolerándolo para dar fin al discurso, ordena a los soldados de la guardia que lo expulsen de la asamblea a punto de lanza y lo arrojen a la cárcel. Prestamente cumplen lo mandado; pero las puntas de las lanzas que tocan el cuerpo del santo se doblan como si fueran de plomo la boca del mártir prorrumpe en alabanzas.

7.- Llevado a la cárcel lo derriban en el suelo, lo sujetan con grillos y le ponen una piedra enorme sobre el pecho; según había mandado el tirano. El santo lo sufre pacientemente y no deja de dar gracias a Dios hasta el día siguiente. Amanece. El Emperador le llama nuevamente al interrogatorio, y viéndole fatigado por el peso de la piedra le dice: “¿No te has arrepentido, Jorge? ¿Aún permaneces obstinado en el error?”.

El Santo responde “¿Hasta tal punto me juzgas tan apocado, Emperador, para que falte a la religión y reniegue con un suplicio tan pequeño y pueril? Antes te agotarás atormentando, que yo atormentado”.

“Yo, dice Diocleciano, te trataré con suplicios tan pueriles que te quiten la vida rápidamente”.

En vista de esto ordena traer una rueda grande con cuchillas. El Santo es atado a ella para ser despedazado. La rueda colgaba de lo alto y bajo habían unas tablas con puntas muy agudas como espadas, en parte como púas, en parte como anzuelos y en parte como cuchillos de curtidor.

Cuando la rueda giraba sobre sí misma se acercaba a las tablas, y el Santo (como cordero) atado con correas muy delgadas y cuerdecillas incrustadas en la carne, su cuerpo era acuchillado, hecho pedazos y abierto, a la manera del azotado con escorpiones.

Jorge aguanta valeroso este suplicio; a lo primero ruega a Dios en voz alta, después calladamente, consigo, da gracias a Dios; ni suspira; más adelante descansa como dormido durante cierto tiempo.

8.- Diocleciano le cree difunto. Está gozoso y alaba a sus dioses. Decía zumbón: “¿Dónde está tu Dios, Jorge? ¿Por qué no te ha librado de este juego-suplicio?”. Le manda soltar de la rueda. Él se va a ofrecer un sacrificio a Apolo.
Una nube grande aparece; suena un trueno enorme y una voz de lo alto dice: “No temas Jorge, estoy contigo”.

Poco después escampa, sigue un tiempo más sereno que antes, un hombre de blanco se acerca a la rueda, su semblante resplandece vivamente, alarga la mano al Mártir y le abraza, y le ordena: “queda curado”. Nadie se atreve a acercarse, ni de los que le custodian, ni de los enviados a desatarle de la rueda. La aparición se retira de su vista. Entonces el Mártir desatado e ileso (fuera de lo que se esperaba) de pie daba gracias a Dios invocando al Señor.

9.- Los soldados, muy asustados avisan al Emperador todavía en el templo sacrificando. Jorge se presenta al Emperador, que cree a primera vista la realidad. Niega que aquél sea Jorge; más bien otro parecido o un fantasma. Le observan más detenidamente, le reconocen y quedan mudos de espanto al decir el mismo mártir que él es Jorge.

Además, dos pretores de los presentes de nombres Anatolio, y Protoleo (iniciados antes en la religión de Cristo), visto prodigio tan admirable, conciben una fe plena y exclaman “El Dios de los cristianos es uno, grande y verdadero”.

Manda el Emperador que sean conducidos sin dilación fuera de la ciudad. Celebrado el juicio serán degollados.

Muchos que escondían la fe y no se atrevían a hablar libremente se convierten al Señor.

Incluso la Emperatriz Alejandra conoció la verdad y hablaba libremente. El Cónsul la llevó consigo y la dejó en casa, antes que el Emperador se enterase.

Descarregar document