Acta colocación primera piedra Locales Parroquiales


Bruderschaft St. George

El Domingo diez de septiembre de mil novecientos noventa y cinco, fiesta de Nuestra Señora de la Misericordia, advocación de la titular de la Parroquia de Santa María de Banyeres de Mariola, de conformidad con lo acordado por el Consejo Parroquial de la misma, se celebraron los actos previstos para la efemérides de la colocación de la primera piedra de los locales de Apostolado. Proyecto ambicioso, muy deseado y verdaderamente necesario para la vida y futuro de la comunidad cristiana de Banyeres.

Previamente al acto central de la convocatoria, a las once de la mañana, con gran solemnidad se celebró en la Iglesia Parroquial la Eucaristía, que fue presidida por el Rvdo. D. José Antonio Sancho Aznar, sacerdote adscrito a la misma. Asistieron a la misma el Sr. Alcalde, D. Roberto Calatayud Tormo, junto con la Corporación municipal en pleno, autoridades locales, el Consell Parroquial y demás instituciones de la Parroquia y del pueblo en general, junto con multitud de feligreses, que se sumaron a esta solemne celebración, previa a la colocación de la primera piedra. Dando así, todos ellos con su presencia y participación, prueba y testimonio de la trascendencia e importancia del acto a realizar en día tan señalado.

La celebración de la Eucaristía solemne se realzó, como en los días de grandes fiestas, con la participación del coro parroquial, la Coral Mariola. En su homilía, el Párroco resaltó la figura de Santa María, Madre de Dios y nuestra, que con su obediencia a la llamada de Dios colaboró eficazmente en el plan de salvación. Indicó la necesidad de nuestra colaboración apostólica para continuar anunciando la salvación que Dios nos ofrece a través de la Iglesia. Invocando la protección de Santa María, Madre de Misericordia, auguró feliz término a la obra de los Locales de Apostolado que con el acto simbólico de la primera piedra hoy se iniciaban. Subrayó finalmente la necesidad de contar con la ayuda y gracia de Dios, ya que sin Él no podemos hacer nada y conscientes de que si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los albañiles.

Acabada la celebración de la Eucaristía, los participantes en la misma se fueron trasladando y reuniendo en el lugar previsto para la colocación de la primera piedra, sumándose al acto numerosos fieles. En el solar previamente vaciado para el inicio de las obras previstas, y en sus aledaños se encontraba todo dispuesto para la celebración del acto. Las autoridades, el Consell Parroquial, la Cofradía de San Jorge y representantes de instituciones se situaron en el ámbito del solar, el resto de participantes se colocaron en la calzada de la calle de San Francisco.

Poco antes de las doce, hizo acto de presencia el Ilmo. Sr. D. Rafael Albert Serra, Vicario Episcopal de la Vicaría Episcopal Alcoi-Ontinyent, invitado especialmente para presidir el rito de bendición y colocación de la primera piedra de los locales a construir.

A las doce, según lo previsto, D. Enrique Sempere Castelló, encargado del relato de la coordinación y protocolo del acto, saludó a los presentes, señalando cómo en primer lugar se daba lectura al acta del Consejo Parroquial, por parte de su secretario D. Remigio Beneyto Berenguer, donde se refleja el acto programado, que a continuación se introduciría dentro de la primera piedra, como recuerdo perenne de este momento.

dann, ante la imposibilidad de asistencia del arquitecto D. Juan Francisco Picó Silvestre por asunto familiar, tomó la palabra el párroco D. Ricardo Díaz de Rábago para informar de las características de la obra y las dependencias de que constará.

A continuación, la primera autoridad local, el Alcalde-Presidente de la Corporación Municipal, D. Roberto Calatayud Tormo, tomó la palabra para destacar cómo en la consecución de este proyecto no solamente se beneficia la institución de la Parroquia sino todo el pueblo, porque en estas instalaciones se realizarán acciones que repercutirán siempre en bien del pueblo y sobre todo a través de las instituciones que en ellas se albergarán, tales como la Cofradía de San Jorge, que sin duda alguna exaltará la historia y tradiciones de Banyeres.

Finalmente tomó la palabra el Sr. Vicario Episcopal, quien recordó su primera intervención en la prehistoria de estos locales, en su participación en la Junta Parroquial en que se presentó la posibilidad de adquirir parte de estos terrenos, uno de los solares que componen el conjunto. Él, que animó y aconsejó su compra, se siente satisfecho de la realización de este proyecto que tanto bien va a producir para la consecución de tan magna y necesaria obra para el futuro de la comunidad parroquial y sus instituciones.

Finalizados los parlamentos, se procedió a la firma de la diligencia del acta, colocada sobre una mesa dispuesta para tal efecto. Dicha diligencia literalmente rezaba lo siguiente: “Para hacer constar que el acto se está desarrollando de acuerdo con lo programado (a excepción de la no asistencia del Sr. Arquitecto, quien ha sido sustituido en su parlamento por el Párroco D. Ricardo Díaz de Rábago) como testimonio firman en Banyeres de Mariola a diez de septiembre de mil novecientos noventa y cinco”.

La diligencia fue firmada en primer lugar por Dña. Ethel Payá Linares, como miembro de mayor edad del Consejo Parroquial; en segundo lugar y en nombre de toda la feligresía firmó el Cura Párroco D. Ricardo Diaz de Rabago Verdeguer; a continuación firmaron sucesivamente la misma el Sr. Alcalde D. Roberto Calatayud Tormo y el Ilmo. Sr. Vicario Episcopal, D. Rafael Albert Serra.

Concluido el acto de las firmas, se introdujeron en un tubo metálico, junto con el acta anterior, los objetos mencionados en la misma, que al efecto son: fotocopia o copia de los títulos de propiedad, listados con relación de los miembros de la Corporación Municipal, autoridades de la Villa y el Consell Parroquial; también relación de Catequistas y Junta Directiva de la Cofradía de San Jorge, cuyas instituciones inician las obras de estos Locales Parroquiales; hojas de Aleluya (nº 1028 y nº 1029), periódicos de estas fechas, donde aparece reseñado el evento que se celebra y monedas de curso legal: von 1, 5, 10, 25, 50, 100, 200, 500 und 2000 ptas., una por cada valor. El tubo metálico quedó herméticamente cerrado por soldadura que se efectuó en presencia de todos los asistentes. Luego se depositó dicho tubo en el hueco enclavado en la piedra, preparado para tal efecto, quedando tapado por un fragmento de la misma, adherida con el cemento introducido con el paletín dispuesto para tal efecto.

Llegado el momento solemne del Rito de Bendición y Colocación de la Primera Piedra de los Locales Parroquiales, el Sr. Vicario Episcopal, revestido con los ornamentos sagrados, procedió a iniciar el mismo. Tras las palabras de introducción, con referencia expresa al momento solemne de esta reunión cristiana, se leyó la lectura de la Palabra de Dios y el salmo responsorial, concluyendo el rito con la oración de bendición.

Finalmente se procedió a la colocación de la Primera Piedra en el lugar dispuesto, siendo introducida con el apoyo y colaboración de las cuatro personas anteriormente mencionadas, quienes habían suscrito la diligencia del acta reseñada.

El acto quedó concluido por la intervención, emotiva y festiva, de la Coral Mariola que interpretó el canto “Veniu, celebrem el Senyor”. El disparo de una traca y el volteo general de campanas dieron un sentido profundo, emotivo y popular a todo este magno acontecimiento, que revistió carácter de efemérides tanto para los miembros de la comunidad cristiana como para todo el pueblo de Banyeres de Mariola.

Datei herunterladen