San Jorge y Bañeres.

Concepcíon Quero.

En su hornacina del templo
San Jorge espera la fecha
y es el faro luminoso
de Bañeres y sus tierras.
Aguarda contento el día
en que, con la primavera,
llega el momento feliz
de revivir la gran fiesta:
la de Moros y Cristianos
feliz, colorista, inmensa.
San Jorge sabe de siempre
Que los festeros recuerdan
y viven con emoción
aquellas páginas viejas
de la antigua Reconquista
con sus hombres y sus gestas.
Se alegra cuando sus hijos
en el templo se congregan
y le hacen, con devoción,
confidencia de sus penas,
inquietudes y emociones
que al octavario le llevan.
Cada comparsa a San Jorge,
cuando ondea la bandera,
pone a sus pies, jubilosa,
lo mejor de sus ofrendas.
Y cuando acaban los días
bulliciosos de la Fiesta,
plácemes y parabienes
los festeros manifiestan.
Han honrado a su Patrón,
ya están otra vez de vuelta
a su casa, su trabajo,
sus quehaceres, sus empresas.
Y San Jorge, desde el templo,
Viéndoles, también se alegra
porque espera de sus hijos
el amor, como una prenda
de los muy subidos quilates
escalando altas esferas,
y que en la Casa del Padre
en méritos se convierta

Descarregar document