Desde la Cofradía de San Jorge


La Cofradía de San Jorge

Vivir la fiesta desde otra dimensión distinta a la habitual, no es corriente, pero nosotros hemos tenido esta gran fortuna en los últimos tres años, al ocuparnos en las tareas que son propias de la Cofradía de San Jorge.

Ahora podemos asegurar que es cierto al dicho popular: “conocer es amar”, pues el trabajo en esta junta supone creación personal, constante superación e improvisación; que una vez vencida la inseguridad de los primeros pasos, te hace amar la fiesta, porque lo que en ella se encuentra es algo de ti, de tu cariño y tu trabajo.

Suele ocurrir que en ocasiones no llegas a ver clara tu unión con San Jorge y con Dios, pero sabes que lo que haces es bueno y tienes tus motivos profundos que no siempre llegas a comprender. Y sólo cuando recuerdas las primeras palabras de recibimiento a esta junta, resuelves el jeroglífico: “Sois herederos de la fe y la devoción a San Jorge, responsables de custodiarla y transmitirla en el tiempo.”

Después de permanente disposición para nuestro Santo Patrón, llega el momento de presentar cuentas y dejar paso a “nuevos hombros” que se arrimen descansados, y nuevas ideas que llevan a la Cofradía, a la última década del siglo XX.

La carroza procesional, que ha sido el sacrificado trabajo de mucha gente a la largo de cuatro juntas diferentes, ha visto de nuestras manos el remate final al dotarla de la ornamentación en talla de madera, dorada con láminas de veintidós quilates, que la hiciera más digna portadora de la imagen de San Jorge.

También fueron dados los primeros pasos hacia la perpetuación de uno de los símbolos de nuestro pasado religioso: “La Ermita del Conjurador”, de la que apenas queda su base al pie del castillo y que tan estrecha relación guarda con “Les Creus de l’Aigua”, desde el pasado año instaladas ya en el cruce de caminos de la “Partida Les Creus”, y que representan una página de la historia de la fe de nuestros antepasados.

Otro de los fines programados ha sido la mejora del final de la procesión; que en el momento de la entrada al templo del Santo Patrón ganara una mayor dignidad y expectación, a la vez que la grandiosidad lograda se equiparara a la belleza que la procesión ha llegado a alcanzar en Bañeres. Esta, junto con las anteriormente citadas, fueron algunas de las empresas por las que con mayor ilusión trabajó esta junta.

No queda más que agradecer el continuo apoyo moral y económico que hemos encontrado entre las entidades públicas y privadas, comparsas, socios y pueblo de Bañeres en general, que han permitido que nuestras ideas se pudieran llevar a cabo.

No en vano, la devoción a San Jorge cuenta con gran raigambre en Bañeres, como lo demuestra que casi uno de cada cinco habitantes de esta villa es socio de esta Cofradía.

Aprovechamos las últimas líneas de este artículo para felicitar a todo el pueblo de Bañeres en estas próximas fiestas, lanzando al aire el grito de: “VÍTOL AL PATRÓ SANT JORDI.”

Descarregar document